El resort Cabo Blanco en Talara (Piura) es uno de los proyectos en el que más apuesta Inkaterra, que busca unificarse con el sistema marino. Se prevista su apertura para mediados del próximo año, según indicó el jefe de contenidos de la cadena, Gabriel Meseth, quien estima que las otras podrían empezar este año. “Es un proyecto en el vamos a incluir una reserva marina que estaría corriendo en paralelo con el hotel”, indicó el ejecutivo.

Meseth señaló también que se encuentran tramitando las licencias correspondientes con el Estado, y demandará una inversión similar a su hotel en Urubamba, cerca de los US$4 millones. Además, reveló que el nuevo resort comprende 120 habitaciones, un condominio, instalaciones de 4 y 5 estrellas y una estación biológica.  Destacó que sus seis hoteles actuales se encuentran en ecosistema de la sierra(Cusco) y la selva (Madre de Dios).

La expectativa de la cadena es crecer un 10% en cuanto a número de huéspedes, con relación a los 200 mil recibidos el año pasado. En lo que se refiere a nivel de ocupación de los hoteles, destacan el hotel boutique de Inkaterra en Machu Picchu (Cusco), y los ubicados en la selva. Refirió también que estos últimos alcanzan una ocupación de entre 70% y 80%.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here